Ventas con “V” de vídeo

Un vídeo puede considerarse sencillamente como una grabación de imagen y sonido sincronizadas en un medio, pero antes de entrar en materia, conozcamos un poco de historia.

El cine inicia con una proyección hace más de cien años, donde el principal propósito era el entretenimiento. Pero al poco tiempo se dieron cuenta de que esas imágenes en movimiento podían unirse a otras, y así poder crear un nuevo discurso. Entonces, para hacer diferentes historias de ficción, comienza a jugar un papel muy importante el teatro, sumando más connotación, elementos como el escenario, el vestuario y la actuación. Así que con la llegada del sonido y posteriormente del color, las posibilidades de expresar un mensaje eran infinitas. Con la televisión y sus transmisiones, empieza la masificación. Contenido a través de pantallas donde prácticamente cualquier cosa podía verse. Entonces la oportunidad para vender algún producto se hace  presente, insertándose a la gran variedad de programas de televisión, generando un nuevo formato, conocido como los infomerciales. Cualquier producto o servicio era explicado en detalle para el consumidor. La publicidad y el mercadeo empiezan a considerar la audiencia, el “rating2 y los tiempos de transmisión. En nuestra era, tenemos las herramientas básicas para crear un audiovisual, el acceso a la información a través de internet, la posibilidad de publicación a través de las redes sociales y el uso de los “smartphone” para hacer gran cantidad de contenido.

Claro que es posible dar a conocer tu marca y vender con un vídeo, ya sabemos que todos los detalles son importantes y que transmiten un mensaje. La gente sentirá mucha  empatía porque es lo más cercano a mostrar un fragmento de la realidad. Es oportuna la ocasión para incluir emociones o, en la medida de lo posible, contar una historia. Los primeros segundos serán los más importantes, porque es donde podrás captar la atención, así como los últimos porque serán los más recordados. Con respecto al contenido, si es muy extenso, es preferible crear varios vídeos. Incluye la experiencia de los clientes o muestra casos de éxito. La publicación para cada red social se trabaja de manera distinta, por ejemplo, siendo precisos, para Instagram por su corta duración para el “feed”, o de algunos 3 minutos para Youtube para que puedas extenderte en la información. Es importante recordar que la visualización es, en su mayor parte, en dispositivos móviles, y lo concreto es vital. De igual forma las redes también evolucionan, y siempre es necesario estar al día de los cambios y su forma de uso. Cuando realmente se establece una estrategia de marketing digital, nace el “Video Marketing”. Ya está demostrado que este tipo de recursos tiene mayor interacción. La creación de un buen “branding” se verá reflejado en el buen uso del diseño gráfico con un contenido ajustado a tus metas y público objetivo. Hay que ser bien específico con lo que se quiere y tener todo bien planificado, alineado y coherente. Que cualquier elemento a usar para tu marca sea de fácil reconocimiento. Para finalizar, recuerda las posibilidades infinitas de expresión que puedes lograr con un vídeo, la estética debe tener un sentido, pero sobre todo conseguirás un mayor éxito con tu mejor aliada: la organización.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *