Majo González

Majo González

Creative manager
Majo González

Majo González

Creative manager

Los colores son como caramelos.

Los colores son una herramienta poderosa de la comunicación visual y juegan un papel muy importante en la identidad de tu marca. La elección de la paleta correcta ayudará a darle el tono adecuado al mensaje que quieres transmitir, logrando mostrar el concepto que tienes de tu proyecto.

No solo se trata de que los elementos sean atractivos a la vista, también debemos tener en cuenta la respuesta emocional y psicológica que los colores provocan en nosotros.

Ahora bien, la pregunta del millón es ¿Cómo y cuántos colores escojo? ¿Cómo aplico esto a mi marca?

Cada color en sí representa una personalidad que conecta con una emoción. Éste a su vez conecta con un significado. Lo primero en tu lista deberá ser identificar qué emociones y valores deseas trasmitir con tu marca, y con base en la psicología del color seleccionar los que mejor se adecúen a eso.

Piensa más allá de tus colores favoritos.

Considera colores que potencien el mensaje que quieres dar.

En cuanto a cantidad, cada identidad de marca es un mundo en sí misma, pero generalmente suelen usarse:

1 a 3 colores principales: estarán presentes en el 70% de tu identidad.

1 a 2 colores destacados: pueden destacar elementos importantes.

1 a 2 colores neutrales: son ideales para crear balance.

Y sí, en la teoría parece muy simple, pero en la práctica resulta ser aún más complejo y entretenido.

Parte importante de conocer las reglas es aprender cómo romperlas…siempre funcionalmente. Que sea la norma no significa que todo el tiempo deba ser así.

Un gran ejemplo de eso es una de mis tiendas favoritas Dylan’s Candy Bar. Una de las cadenas más grandes de boutiques de dulces reconocida en Estados Unidos, han llevado el concepto de tiendas de caramelos a otro nivel. Su identidad es un ejemplo de conocer las reglas y romperlas funcionalmente. Su logo supera el límite de colores usualmente utilizados, y ya que de colores hablamos, cada una de sus tiendas está llena de ellos, porque sus productos, al ser dulces, tienen una impresionante variedad cromática que resulta atractiva, e hipnotizante.

Ahora bien, ¿cómo hacer que esta mezcla de colores no abrume, funcione y sea reconocido?

Primero utilizan una psicología de color basada en las emociones que desean causar en cada uno de sus consumidores y en su extensa gama de productos. Los dulces se asocian con alegría, por eso se orientan hacia tonos vivos, como se ven en la marca y cada espacio de sus tiendas. Apuntando a que vivas una experiencia feliz desde el primer contacto, ya sea de forma digital o presencial.  

Segundo utilizan el recurso de colores principales, destacados y neutrales. Siendo el turquesa su color principal (Predominante), otros 3 colores (amarillo, naranja y rojo) como sus colores destacados y blanco o negro como color neutro. Esto lo podemos notar en sus mobiliarios, decoración, empaques y uniformes. Logrando un equilibrio entre tantos tonos que, como dije antes, resulta fascinante. En la elección de la paleta adecuada para tu marca, más allá de elegir un color bonito o que sea el correcto por el área al que pertenece tu negocio, piensa primero en qué deseas transmitir, cuál será el concepto que crearás, cómo deseas que tus consumidores te perciban y te recuerden. Luego conoce las reglas del color y juega con ellas a tu favor… y rómpelas funcionalmente siempre que las necesites.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *